Pork Shank Stew

Stephanie Taylor

Pork Shank Stew (Estofado de cerdo, 2010) de la artista Stephanie Taylor (Port Jefferson, Estados Unidos, 1971) es la sexta pieza que presentamos en este ciclo en el que exploramos la relación entre lo textual y la imagen. Es también la obra con la que Máquinas de visión da la bienvenida al 2019 y al año nuevo chino que, por alguna casualidad inesperada, es el del cerdo. 

Stephanie Taylor es una artista que trabaja en diferentes medios (1), pero la base de su espacio de creación proviene de lo sonoro, de las relaciones entre las palabras, su pronunciación, las sílabas y los parentescos rítmicos entre ellas. Muchas veces parte de estructuras mínimas que toma de los contextos en los que muestra sus piezas. La artista juega con el azar de la sonoridad y las similitudes del lenguaje, con las palabras homónimas y homófonas, con la paronimia, la prosodia, la tautofonía y el humor de los calcos, las confusiones o las variaciones que escuchamos, los acentos que generan otras formas de una misma palabra o frase. 

Taylor también utiliza recursos ludolingüísticos para inventar formas nuevas que parten de esquemas en los que a cada vocal se le asigna un color, un sonido, y de esta manera ella crean patrones que a la vez la salvan del vértigo de "la hoja en blanco", que tanta angustia produce a los artistas. Al encontrar una frase interesante o que la seduce, Stephanie Taylor genera un espacio que se abre en perspectiva para crear familias sonoras que producen música, objetos, vídeos, esculturas, instalaciones, dibujos y las formas más diversas. 

En una entrevista, ella afirma:

“Descubrí que el ritmo es clave a la hora de realizar estas obras. Cada oración que me gusta está formada por sílabas, y cada sílaba tiene su propia lista de otras sílabas con las cuales rima, otra palabra con la cual comparte su forma básica. Por ejemplo, para decir las palabras “clam” y “lamb” la boca debe ponerse casi en la misma forma. Ambas son esencialmente iguales y cargan con ellas los fantasmas sonoros de todos sus primos rítmicos.” (2)

La pieza que presentamos se construye a partir de este mismo método: la similitud sonora entre la pronunciación del nombre de la galería donde Taylor hizo la exposición, Marc Jancou (3), y Pork Shank Stew, dicho con un marcado acento bostoniano. A partir de esos elementos, Taylor inventó la historia para la muestra, creó un texto sobre un vendedor ambulante de comida típica de Boston y la receta del estofado de cerdo. Aunque éste no es un plato típico de esa ciudad, la verosimilitud se consigue a través de las imágenes y las palabras que transitan este film-receta-canción. Una vez más el juego permite la creación de una ficción sonora que mantiene el interés de la trama, a través de esquemas de ritmos y patrones de sonido que sugieren otros sonidos y hacen surgir frases de las que surgen otras. Un ejemplo de ello es "he went round with bees", una de las frases que surge de este sistema de familia rítmica con el que Taylor va desarrollando su obra.

Por diferentes vías sonoras, de la frase en la que ella establece que en el carrito del vendedor ambulante este transporta unas colmenas, surge la idea de que la receta de su estofado lleva miel. El camino del vendedor y la prosodia condujeron a Stephanie Taylor a buscar objetos derivados de la historia y al “encuentro fortuito" de la partitura de una pieza titulada Sweet as honey de 1920. Y en la partitura encontró la frase y la miel del estofado de cerdo…

Precisamente esa primera frase de la receta-canción que presentamos hoy, parece portadora de un deseo compartido: que este año del cerdo sea dulce como la miel y musical. Aunque la melodía esté compuesta de patrones intermitentes y voces disonantes, de heterofonías experimentales y acentos variados, de traducciones que demuestran que, en el entramado de las lenguas conocidas y las que nos resultan nuevas, el ejecutante no es el dueño de las frases, sino un intérprete más dentro de un coro de posibilidades.

Las frases que vemos y escuchamos en Pork Shank Stew

“son fragmentos que unidos en distintas direcciones y lapsos de tiempo, van desplazándose a través de una máquina que rima. Las frases también parecen haber sido extraídas como la savia y luego reconstituidas. Al escucharlas, se puede percibir todos sus componentes —pasado, presente y futuro— como fantasmas sonoros, semi-rimas, como las partes de una lógica sin sentido.” (4)

Texto Ángela Bonadíes


Notas

(1) https://www.stephanietaylorstudio.net/

(2) Entrevista de Stephanie Taylor por Teresa Carmody en la revista FROG, 2017

https://www.stephanietaylorstudio.net/frog-magazine-interview-2017/1/2

(3) http://www.marcjancou.com/exhibitions/pork-shank-stew

El título de la exposición, Pork Shank Stew, es una extrapolación fonética de "Marc Jancou", en la que el nombre de la galería se pronuncia con un marcado acento bostoniano. Ubicada en Boston, la historia presenta a un vendedor ambulante que se despierta al amanecer, y sale acompañado por su perro, Wiffles (que curiosamente es un Boston terrier) a vender el estofado de cerdo. También vende la miel que utiliza en su receta de estofado, inusualmente dulce, que incluye poi de Hawai (un pudín hecho con un tubérculo parecido al ocumo) y cervatillo. El vendedor se alimenta de ginebra, verduras, alguna pieza de fruta y, muy de vez en cuando, degusta un shad row (un platillo con huevas de pescado), pero esto último solo en los días de casamientos.

(4) https://www.stephanietaylorstudio.net/frog-magazine-interview-2017/1/2