Of Some Animals and their Movements in their Respective Habitats*

Toni Crabb

Of Some Animals and their Movements in their Respective Habitats (2007), obra de la artista Toni Crabb (Harare, Zimbabue, 1970) es la sexta pieza del ciclo que venimos presentando y es la elegida para recibir la primavera, época en la que retomamos la danza solar, y medimos y recorremos territorios, despojados de capas,  que ocupamos.

Toni Crabb es una artista que se mueve de manera fluida entre distintas disciplinas y técnicas, pero me atrevería a decir que el lugar del que parten sus trabajos es el dibujo. Es ahí donde nacen las líneas que levantarán las ramas de una mirada oblicua, ladeada, fuera del tiempo, afectiva. (1)

La línea es el centro de su trabajo, y tras ella va Toni Crabb, recogiendo fragmentos para armar un mapa sensible. En uno de sus trabajos reconstruyó de memoria los planos de las casas donde vivió. Allí podemos ver los errores, las confusiones, paredes borradas y redibujadas, porque el recuerdo siempre juega con las posibilidades. Otros planos terminaron estando incompletos, porque fueron casas donde los recuerdos eran experiencia afectiva y no medida. Este trabajo, de alguna manera, se despliega como un ejercicio contra-lineal, "un grupo contado de hilos que representan la trama de un pasado en la textura del presente", como describía Walter Benjamin la tarea de la ciencia histórica, aplicada en este caso a la historia personal. 

En otra serie Toni Crabb reconstruyó en dibujo el camino de las hormigas, a quienes seguía incansable, con cuidado para no pisarlas, exponiendo sus movimientos y las diferentes medidas de sus cuerpos. Así lo contó en una conversación que sostuvimos: “en mi trabajo ha habido una base importante, que es el movimiento en un espacio  concreto, y la relación entre el espacio y el cuerpo que se mueve. Por ejemplo, cuando haces una marca sobre un papel, percibes cómo se activa toda la superficie.” Podríamos decir lo mismo cuando esa marca ocurre sobre el film. 

El trabajo que presentamos aquí, Of Some Animals... es una película que cabría definir como cine orgánico, que sigue las ráfagas de los movimientos externos de los animales y las pulsaciones internas de quien los mira. Un cine en el que el montaje juega con la repetición, la pausa, las velocidades, los blackouts, las sombras, el encandilamiento y los latidos. La línea se expande para volverse espacio y movimiento, mientras que el tiempo se contrae, sin una referencia clara a cuándo ocurre. Se convoca un presente continuo: esto está ocurriendo ahora , o siempre. 

El film es un documento sobre el respeto al espacio y a los cuerpos, contado mediante líneas e interrupciones, como si una niña saltara por los fotogramas de la película del mismo modo en que salta sobre los recuadros de una figura pintada a tiza en el suelo. Su espacio de trabajo se encuentra en una frontera entre la ciudad y una especie de bosque propio, un territorio intermedio, un límite entre lo interno y lo externo: 

“era importante la elección de animales en un entorno no ‘natural’ ni ‘exótico’, en un hábitat compartido con el ser humano; como en todo mi trabajo, lo que estudio aquí lo considero desde una mirada relacional , una que no sea objetualizante. La mirada en el zoo de los movimientos estereotipados del animal intenta mostrar la mirada de los espectadores, es decir, no la pantalla de la jaula sino la relación.”

El propio material base, la película de 8mm, llevó a su vez a la estructura sonora: separada del film, invita a trabajarlo como entidad y reproduce actividades personales que subrayan la sensación de un exterior e y un interior complementarios. El audio no responde a un patrón visual, no se vuelve objeto subordinado, sino que irrumpe con espíritu propio. 

En la época que hizo esta película Toni Crabb estaba leyendo el libro Elizabeth Costello de J.M. Coetzee, en el que dos de sus capítulos se titulanLa vida de los animales’. De allí surgieron muchas preguntas que aparecen en el trabajo fílmico. Según sus propias palabras: “luego sales a filmar un animal y esperas una serie de cosas, pero pasan otras completamente diferentes. Se pierde el control y aparecen el azar y las decisiones: cómo seleccionas los puntos de vista y cómo construyes el espacio en la imagen.”

Esta película y su modo de mostrar recuerda aquella visión del perro democrático del poema Dog de Lawrence Ferlinghetti. El perro convoca la libertad de algunos animales y sus movimientos por sus respectivos habitats

 

El perro trota libremente por la calle 

y ve la realidad

y las cosas que ve

son más grandes que él

y esas cosas que observa son su realidad (2)

 

* Selección de obra y texto a cargo de Ángela Bonadies.

 

Notas

(1) http://www.tortoisebox.org/tonicrabb/01_pages/frames_main.html

(2) The dog trots freely in the street /and sees reality /and the things he sees / are bigger than himself / and the things he sees / are his reality.

Poema original en inglés: 

https://www.poetryfoundation.org/poems/53076/dog-56d2320f90631

Traducción al español de Esteban Moore.