Ilford colour*

Narelle Jubelin

El verano se escapa y lo despedimos con un nuevo ciclo de Máquinas de visión. En los próximos meses vamos a presentar algunos trabajos que, a la vez que siguen la línea en zigzag que parte del corto Vida de Artavazd Peleshyán, se centran en la relación entre texto e imagen y en el nuevo lenguaje que ella genera: una experiencia dilatada que desborda la lectura y el marco visual, que crea un tercer espacio a partir de la superposición temporal, de la imagen remanente que impacta la memoria.

Ilford colour (2018), de la artista australiana Narelle Jubelin (Sydney, 1960), es el primer trabajo de la serie que proponemos. Al verlo, nos sobrevuelan ideas que tienden puentes entre la construcción afectiva del hogar y la lengua. Hay quien sostiene que aprendemos a hablar para expresar amor y que la casa es el lugar donde se ejecuta y contiene: "I saw that lived here. -I saw that this is my apartment" (Upon returning home) -leemos en uno de los carteles de esta pieza. 

Narelle Jubelin presenta su corto como quien sugiere las coordenadas de un levantamiento topográfico: 

Ilford (horizontal). Ilford (vertical). Proyecciones de PowerPoint transferidas a vídeo, 19:10 y 4:08 min respectivamente. Expuestas por primera vez como parte de Front of House (Londres, 2008), adaptadas para Afterimage (Madrid, 2012), para Plantas y Plantas (Lisboa, 2014) y en esta ocasión para Campo de relámpagos, fusionadas en Ilford colour, 17: 11, 2018.

Este trabajo fue realizado a partir de transparencias en color, película analógica y fotografías digitales hechas por Raymond Douglas Jubelin y Merle Olive Jubelin a lo largo de su vida en la casa unifamiliar de Sidney, 1964-2018. Con citas de Ursula Marx, Gudrun Schwarz, Michael Schwarz y Erdmut Wizisla, en Walter Benjamin’s Archive: Images, Texts, Signs, Londres, Verso, 2007. (1)

Como en una sextina, donde las palabras adquieren la cualidad de ladrillo y se van resituando al final de los versos para crear otros sentidos y formas, en el trabajo de Jubelin las palabras y las imágenes adquieren esa cualidad de material constructivo y se van alternando hasta armar una casa del lenguaje. En una de las notas sobre su hijo, en septiembre de 1922, Walter Benjamin apunta: After long questioning I discover that he thought the piles of bricks for the two new buildings were little houses. De la misma manera, cada imagen y palabra en Ilford colour es una “pequeña casa” que nos invita a entrar y recordar. 

Este trabajo habla también del tiempo a través de su materialidad. Ilford colour, la aparición del color en el mundo de las películas fotográficas. El título nos remite a dos circunstancias: una material, de marca reconocible, de imagen capturada sobre película de acetato, y una temporal, en la que lo analógico construía nuestro imaginario visual. 

Narelle Jubelin une en esta pieza dos narrativas que logran tener eco entre ellas al proponer un juego de semejanzas entre una serie de fotografías de su archivo familiar y lo que apunta Walter Benjamin sobre el “primer lenguaje” de su hijo Stefan. A través de una sucesión de imágenes que hacen de contrapunto a las descripciones, podemos ponernos en el lugar del niño y entender que la pieza es también un particular homenaje a la observación, al cuidado y al amor parental. 

Asistimos a la reproductibilidad de la ficción familiar a través de los mecanismos textuales y visuales “en movimiento”. Jubelin establece un juego medio personal medio teórico y nos invita a recordar nuestra propia historia a lo largo de 17 minutos de silencio, en los que pasea por los apuntes de Benjamin, los espacios y materiales de la casa y las fotos familiares. Todo ello activa una sobrecogedora naturalidad. Los lugares comunes de las imágenes y de las palabras de la infancia construyen un diálogo teórico y afectivo, como aquel entre Stefan y su madre: ‘The sun is ill today.’ Dora: ‘What is wrong with it?’ ‘It has lost two rays.’ 

----------------------

*Texto Ángela Bonadies.

(1) Durante varios años Walter Benjamin anotó en un cuaderno el lenguaje y los juegos de su hijo Stefan, de estos apuntes solo sobrevivieron 16 páginas manuscritas que más tarde fueron publicados como Opinions et Pensées. His Son’s Words and Turns of Phrase. Stefan Rafael Benjamin (1918-1972) fue internado en Londres en 1940 y poco después desterrado a Australia. (Nota de la artista)