My favorite piece of art

Katrin Memmer

My favorite piece of art (2010) es una obra de la artista alemana Katrin Memmer (Mainz, 1979), y es la segunda entrega de una serie de trabajos en los que el hilo conductor es la relación entre texto e imagen en movimiento.

En esta pieza la popular canción My funny Valentine hace las veces de guión y su título tiene la cadencia sonora de My favorite piece of art —el sexto verso de la primera estrofa—, un inicio que dará estructura y continuidad al corto. Una y otra vez los atributos cómicos del "infotografiable" Valentine hacen juego y siguen los movimientos de la niña que repite incansablemente un ejercicio de gimnasia que termina con una caída abrupta, como un poema que reitera un fallo o una pequeña tortura que apreciamos con una media sonrisa, bajo la luz del humor negro. “Cada día es el día de San Valentín” —recalca la canción— y la imagen nos invita a movernos en círculos, a repetir la rutina de una pequeña Sísifo que, ante los ojos de un "maestro" impasible, cae y recoge su ánimo, cual roca, para emprender un nuevo comienzo. La pieza es una parábola, una enseñanza moral desde la recuperación, la repetición, el error y la capacidad de reírnos de nuestros tropiezos:

“You make me smile with my heart/ Your looks are laughable/ Unphotographable/ Yet you're my favorite work of art”. (1)

En El mito de Sísifo Albert Camus dice algo que podríamos aplicar a este trabajo de imagen móvil y cíclica: “Así, persuadido del origen enteramente humano de todo lo que es humano, ciego que desea ver y que sabe que la noche no tiene fin, está siempre en marcha. La roca sigue rodando.” Un principio de esperanza y un motor de vida en la repetición, también un acto de rebeldía que se enfrenta a la autoridad: “Sísifo enseña la fidelidad superior que niega a los dioses y levanta las rocas.” Es la forma con que consigue reemprender todos los días el camino, sabiendo que hay que volver a empezar siempre, consciente de ello. 

Esta pieza remite asimismo al poema Derrota de Rafael Cadenas, que el propio escritor niega, y que termina así:

“me levantaré del suelo más ridículo todavía para seguir burlándome de los otros y de mí hasta el día del juicio final.”

Y también a la contraparte que el mismo poeta dispuso en Fracaso:

"Me levantaste a un nuevo rango limpiándome con una esponja
          áspera, lanzándome a mi verdadero campo de batalla,
          cediéndome las armas que el triunfo abandona."

Katrin Memmer se formó en teatro, performance, danza e improvisación (3). Quizás por ellos en sus piezas podemos sentir la presencia del cuerpo, de su cuerpo como experiencia que invita no solo a ver sino también a tocar. En esta nos lleva incluso a sentir la caída que observamos: hay algo de espejo, de recuerdo común, de historia compartida en la infancia, de escenas en libros y películas, de Los extravíos del colegial Törless, de feroces disciplinas, y de la frecuentemente tortuosa experiencia escolar. La pieza de Memmer es, como la canción, parábola dulce y amarga, subraya la hermosa retórica del fracaso en la formación: caer mal y levantarse, volver a caer y levantarse de nuevo. Sin embargo, en esta pieza la tortura se deshace al final para crear una fila, otra suerte de disciplina, en la que se multiplican los uniformes. La fila anuncia que se avecina otro “adiestramiento” para la vida, otro ejercicio en el que se rompe el protagonismo y aparece una comunidad. 

En palabras de Franz Erhard Walther, uno de los artistas que más ha influenciado a Katrin Memmer: “cuando trabajas con tu propio cuerpo, este se convierte en un tipo de material. El espacio con el que y en el que actúas también se convierte en una suerte de material. De la misma forma, el tiempo con el que y en el que trabajas se convierte en un material.” Así, la pequeña Sísifo, sweet comic Valentine, al final de la pieza aparece y desaparece como material de trabajo. 

*Texto Ángela Bonadies.

(1) Fragmento de la letra de la canción My Funny Valentine de Richard Rodgers y Lorenz Hart, 1937.

(2) El mito de Sísifo. Albert Camus. Alianza Editorial, 1985. Traducción de Luis Echávarri.

(3) http://www.katrinmemmer.de/

(4) Fragmento de la entrevista en inglés “...when you act with your own body, your body becomes a kind of material. The space you are acting in and with also becomes a material. Also the time you are working in and with becomes a material."

http://moussemagazine.it/franz-erhard-walther-hans-ulrich-obrist-2014/